Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Orígenes. Por Manuel Garrido.

La pregunta estaba en el aire. ¿Por qué no se bailan malagueñas en la feria y fiestas populares de Málaga? ¿Por qué todo el mundo ha de recurrir a las sevillanas y en cambio un baile tan nuestro como son las malagueñas no se baila?

Esta era la pregunta que muchos malagueños se hacían en aquellos momentos en que las sevillanas estaban en uno de sus momentos más álgidos, y para encontrar alguna respuesta, en cuanto surgía la ocasión elevaban la misma pregunta a aquellas personas que de un modo y otro estábamos relacionados con la música tradicional de Málaga, generalmente, a aquellas personas que durante muchos años estuvimos integrados en los muy conocidos “Coros y Danzas” dedicados desde los años cuarenta a la enseñanza y divulgación del folclor andaluz, y como es natural, muy especialmente a las malagueñas tradicionales.

La “Malagueña de Fiesta” fue como una toma de conciencia por muchos malagueños de que existía una cultura musical y de danza local. Un cante y un baile de la Málaga urbana que era la malagueña tradicional, la folclórica, entendiendo que todo el folclore no es algo fósil sino algo que está vivo y en evolución constante que cada sociedad va produciendo según las condiciones que les toca vivir.

La “Malagueña de Fiesta” fue como una respuesta natural al deseo de los malagueños de participar cantando y bailando de forma fácil y sencilla en los momentos que la gente del pueblo se reúnen para divertirse en las fiestas. Una malagueña realizada a partir de la estructura métrica de la malagueña tradicional de baile, respetando las connotaciones melódicas de la composición original.

EL COMIENZO

Corría el mes de Diciembre del año 1984. En el estudio de bailes de la profesora Elena Utrera, recibía clases Julio Almagro, al parecer miembro del diario Sur de Málaga, según manifiesta Elena. Julio, igual que muchos malagueños, le hizo a la profesora la misma pregunta que todos los folclóricos estábamos acostumbrados a escuchar; ¿por qué no se bailan malagueñas? A lo que le contesta Elena, “Es que habría que reunir a todas las profesora y profesores de bailes con el fin de idear una fórmula para que las malagueñas se puedan bailar en todas las fiestas, lo mismo que se bailan las sevillanas, por ejemplo.” Julio Almagro, como profesional de la información, se puso en contacto con su amigo personal, el músico José María Alonso con el fin de que se interesara por ello. José María a su vez, le dio el encargo a su también amigo el periodista y escritor, Luis Melero de El Diario de la Costa del Sol, que, como “pescadilla que se muerde la cola” se puso en contacto con Elena Utrera para que ella como conocedora de todas las profesora y folcloristas, nos convocara para una reunión, la cual tuvo lugar en la cafetería “Puerto Rico” situada en la Plaza de la Marina de Málaga, el día 19 de enero de 1985. La mesa redonda estaba compuesta por las siguientes personas: Elena Utrera, profesora de danzas. Pepe Moreno, esposo de Elena, aficionado y conocedor del folclore. Pepa Guerra, profesora de danzas y folclorista. Lola Carreras, estudiosa de nuestras costumbre tradicionales. Reme Ruiz, profesora de danzas en Churriana. Mari Trini León, profesora de danzas en Fuengirola. Manuel Garrido, folclorista y cantaor de flamenco. Paloma Ripoll, profesora de danzas en Torremolinos. Pepe Rosa, profesor de danzas y folclorista en Alora. Encarna Perraut, profesora de danzas. Francisca Vázquez, aficionada, residente en Alora y conocedora de nuestro folclore. Así como otras personas interesadas en el proyecto. A lo largo del coloquio se habló de que la malagueña, (se hacía referencia a la malagueña tradicional, la que desde muchos años atrás se venía bailando por todas las bailarinas y bailarines folclóricos) que tiene sus raíces y su fuente musical en la Escuela Bolera del siglo XVIII, lo determina su forma de bailarlas, tiene categoría artística suficiente como para que haciéndole algunos arreglos pueda ser bailadas por todas las personas que lo deseen, y no solamente por los componentes de Coros y Danzas, que en realidad éramos los únicos que sabíamos bailarlas. También a la pregunta lanzada de forma individualizada a la mesa por el periodista Luís Melero de por qué no se bailaban malagueñas, respondieron los integrantes de la mesa, entre otras mucha cosas, lo siguiente: (lo comento en síntesis) (El día 20 de Enero de 1985 el Diario de la Costa del Sol en su “Magazín” dominical, publica un artículo en el que se recogen algunos de los criterios de la reunión.)

PEPA GUERRA, “bailar por malagueña debería ser una asignatura obligatoria como lo es la gimnasia.”

MARI TRINI LEON, “en Fuengirola tenemos cuatrocientas chicas y algunos chicos, que saben bailar la malagueña tradicional, más otras tantas alumnas que la están aprendiendo, puesto que la Delegación del Cultura del Ayuntamiento se está preocupando de ello. Pero damos las clases y luego no se encuentran grabaciones comerciales para desarrollarla.”

ENCARNA PERROT, “necesitamos malagueñas nuevas, y el Ayuntamiento de Málaga debería convocar un certamen para algunas composiciones de ellas.”

LOLA CARRERAS, “la gente joven confunden los verdiales con las malagueñas, y al ser bailes muy distinto, no les resulta atractivo para aprenderla.”

REME RUIZ, “hacen falta nuevas coplas y nuevos discos, pero sin que se desvirtúe la música tradicional” (desde luego esta era la opinión generalizada de todos los que componíamos la mesa redonda. Pero a pesar de que defendíamos conservar la esencia de la música tradicional, éramos conscientes también de que había que revitalizar las costumbres y dar un cierto giro a la danza ancestral y adaptarla a las exigencias del momento histórico social en que nos encontrábamos.)

PEPE ROSA, “he bailado por malagueñas en gran parte del mundo y he observado que la gente vibra cuando las observan, y es un “contradios” que precisamente en Málaga no se bailen con asiduidad.”

PALOMA RIPOLL, “la malagueña es un baile medido, limpio y hermoso, lástima que no tenga la proyección que debiera.” Y como anécdota, continúa diciendo. “En una ocasión participamos en un festival con un público muy variado. Como consecuencia de la moda, bailamos sevillanas y también fandangos de Huelva, por lo que fuimos “abucheados” pidiendo que bailáramos malagueñas.

Lo mismo nos sucedió el año pasado en la Feria de Agosto de Málaga. El pueblo pide las malagueñas a grito.” (Este mismo acontecimiento le sucedió a Mari Trini León con su grupo de bailes de Fuengirola en otro festival)

MANOLO GARRIDO, “llevo bailando y cantando malagueña tradicional, verdiales y todo el folclor andaluz, desde la década de los años cincuenta. Hay que hacer composiciones modernizadas, grabarlas y hacerlas asequibles para que todo el mundo pueda bailarlas. Debemos encontrar un compositor que se ocupe de buscar una forma fácil y directa de tocar y cantar las malagueñas con letras de algunos poetas que la escriban. Y a la pregunta que nos hacemos todos de por qué no se bailan, mi opinión es la que sigue:

Las malagueñas tal como se tocan y se bailan en la actualidad, están compuestas en primer lugar por un estribillo o paseíllo que se interpreta con guitarras, laúdes y bandurrias; a continuación entra la copla. Pero al estar compuesto el estribillo para interpretarlo sólo con instrumentos musicales, a la hora de interpretarlas en cualquier feria, fiesta o reunión, y no ser norma generalizada que se lleven a mano esos instrumentos antes mencionados, a no ser que de antemano se proyecte la fiesta, y si esa fiesta es de forma improvisada, difícilmente se podrá bailar. Entonces si le ponemos letra a ese estribillo, me atrevo a exponer que, en cualquier momento, y en cualquier lugar que surja la ocasión, sólo con unos golpes de palma como aviso, todo el que lo desee podrá bailar malagueñas.”

1985

Aunque en un principio la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Málaga pensaba que habría mucha expectación entre músicos y cantaores para el concurso, lo cierto es que en vista de lo contrario, hubo que poner un comunicado en el Diario de la Costa del Sol del día 6 de Junio, animando a los posibles participantes con el recordatorio de lo atractivo en la cuantía de los premios. Era una forma probablemente de incentivar a la posible falta de credibilidad en la importancia del proyecto. Un proyecto totalmente nuevo y que por tratarse de una modificación de algo tan antiguo como las malagueñas, no se le veía demasiado futuro, máxime cuando las sevillanas estaban en esos momentos en el vértice del éxito. Probablemente por la falta de garantías para el éxito que auguraba el proyecto, no fueron muchas las maquetas que se presentaron para este primer certamen-concurso. Por este motivo el Ayuntamiento tuvo que prorrogar el plazo de presentación de maquetas unos días, cuyo límite fue fijado para el día 14 de Junio. Una vez salvado este pequeño contratiempo, la comisión seleccionó las diez canciones que debían presentarse a concurso en la Plaza de toros de la Malagueta.

El día 11 de Julio de 1985, se reunió en la Plaza de Toros de la Malagueta, el jurado calificador del “PRIMER CERTAMEN DE MALAGUEÑAS DE FIESTA” convocado por el Excmo. Ayuntamiento de Málaga y la Excma. Diputación Provincial de Málaga para la elección de las Malagueñas a las que corresponderán los primeros, segundo y tercer premios. Dicho jurado estuvo integrado por D. Francisco Flores Lara, Concejal Delegado de Cultura, como presidente y los siguientes miembros: D. José Calderón Jiménez, Concejal. D. Fernando Montero Escudero, Diputado Provincial. Dª. Pilar Oriente Guarido, Diputada Provincial. D. Gonzalo Martín, profesor del Conservatorio. D. Manuel Santos, Guitarrista Flamenco. Dª Elena Utrera, Profesora de Danzas. D. Pedro Luis Gómez, Miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa. D. José Amador, Presidente de la Unión de Periodistas. Actuando como secretario, D. José Bernal Dultz.

Las diez malagueñas seleccionadas para esta final fueron las siguientes:

“MALAGA DE MIS AMORES” Intérpretes, Mariló y Grupo Kristal. Letra y música de Rigo-Prieto.

“ARRECÓGEME EL BOLICHE” Intérprete, Manolo Garrido. Letra de Manolo Garrido. Música de Rafael Lara.

“PIROPO A MÁLAGA” Intérprete, Carmen Abenza. Letra de Rafael Acejo. Música de Enrique Campos y Amable García.

“AL MARENGO” Intérprete, Los Carreteros. Letra de Antonio Ocaña. Música de Francisco Ramos.

“A TI MALAGA” Intérprete, Gloria de Málaga. Letra y música de Maria Ángeles Jiménez Cortés.

“A LA LUZ DE LOS FAROLES” Intérprete, Gonzalo. Letra y música de Gonzalo Fernández Benavides.

“LA GITANILLA” Intérprete, Los Marismeños. Letra y música de Ana Blanca.

“AL PASAR POR LA CALETA” Intérprete, Ángela María. Letra y música de Rigo-Prieto

“MALAGA LLEVAS POR NOMBRE” Intérprete, Francisco Corpas Martín. Letra y música de Francisca Corpas Martín

“SUEÑOS DE LUZ” Intérprete, Ana Luigi. Letra de Javier Espinosa. Música de Enrique Campos y Javier Espinosa. (Grupo “Alyamia.”)

También se presentaron aunque no lograron ser seleccionadas para la Final:

“Alma de libertad”, interpretada por Emilia La Malagueña, “Cantando por Malagueñas”“Con tu Parque y tu Alcazaba”, interpretada por Carmen Corpas, “Malagueña Piyaya”, interpretada por El Patio del Piyayo y “Nos encontramos” (recitado), interpretado por Armando.

Una vez oídas por el jurado las diez malagueñas participantes, acuerda otorgar los premios a las siguientes:

Primer premio de 500.000 pesetas a, “PIROPO A MALAGA” de Carmen Abenza.

Segundo premio de 300.000 pesetas a “A TI MALAGA” de Gloria de Málaga.

Tercer premio de 200.000 pesetas a “AL MARENGO” de Los Carreteros

El jurado estuvo formado por  D. José Calderón Jiménez, D. Fernando Montero Escudero, Dª Pilar Oriente Guarido, D. Gonzalo Martín,

  1. Manuel Santos, Dª Elena Utrera, D. Pedro Luís Gómez y D. José Amador.

Los grupos de baile que intervinieron para amenizar las canciones sobre el escenario, luciendo sus mejores vestidos folclóricos y bailando con toda la gracia y maestría que sus profesoras les habían enseñado tras un apretado periodo de aprendizaje fueron, Los alumnos de Elena Utrera, los de Mari Trini León, los de Reme Ruiz y los de Encarnita Perraut.

En la velada también hubo una actuación a cargo del Grupo de Amigos de la Feria, “Los Piyayos”  Y como colofón a una agradable e inolvidable tarde de música y folclore en la que la Plaza de Toros experimentó un lleno, en expresión taurina, hasta la bandera, la genial intérprete de la canción. MARÍA JIMÉNEZ.

Afortunadamente para el baile representativo de Málaga y los malagueños en general, en el verano de cada año se ha venido celebrando este certamen organizado últimamente por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, con la colaboración de la Federación Malagueña de Peñas. Desde aquí, mi reconocimiento a todos, y mi agradecimiento como defensor de nuestro folclore, y les animo para que se continúe celebrando por el bien de nuestra cultura.

Carmen Abenza. Ganadora del I Certamen de Malagueñas de Fiesta 1985

Facebook
Twitter